Misión de escolta en el P47C

¡DE NUEVO EN LA AUTOPISTA DE LA FLAK! El 15 de marzo de 1944, en una escolta de bombarderos a Brunswick, pero volando a lo largo de la familiar ruta de-las-llamas-y-el-humo, diseminados en el cielo por las baterías antiaéreas enemigas. Los pilotos de combate alemanes habían elegido Dummer Lake como su punto favorito para derribar a los Grandes Amigos. Y con una buena razón; sus éxitos anteriores habían sembrado el suelo alemán con los restos de muchos bombarderos de veinticinco toneladas.
Me encontraba liderando un escuadrón de ocho cazas, navegaba muy lejos a la izquierda de las Fortalezas B-17, en una ámplia órbita para poder interceptar los ataques alemanes que se aproximaran y todavía tener tiempo para gritar pidiendo ayuda antes de que los cazas enemigos alcanzaran a los Grandes Amigos. Lejos al Norte, en dirección a Bremen, ovservé
estelas que fluían a gran altura por encima de nuestro propio nivel. Conté al menos cincuenta y por su aspecto parecían Focke-Wulfs. Dirigí al escuadrón en una trepada rápida para bloquear su aproximación, pidiendo ayuda. Cada vez que el canal de radio se silenciaba, llamaba, con la mayor calma posible: “Más de cuarenta bandidos, a las nueve en punto, a la altura de la caja de bombarderos sobre Dummer Lake”. ¡Maldición, estaban altos! Los Focke-Wulfs volaron hacia la formación de bombardeo principal a una altura de al menos 38,000 pies. se habían dado cuenta de que su ataque anterior en cuña había sido exitoso y tenían esperanzas en repetir su anterior actuación.

Más de cincuenta cazas como cobertura superior a 38,000 pies y dos cajas de más de cincuenta Focke-Wulfs, alineadas, a 23,000 pies. A  27,000 pies giré con el escuadrón y picamos, yendo directamente frente a los cincuenta cazas con nuestros ocho aviones.
Nuestra formación se abrió de par en par, los Thunderbolts se alinearon en línea recta, mientras acelerábamos en nuestro picado. Las alas de cada avión destellaron, ocho armas pesadas rugiendo en ráfagas cortas, balas que se derramaban en medio de los cazas alemanes. Se dispersaron! Nos precipitamos a través de la renqueante formación. Los cazas de mi escuadrón se pegaron a mí, ocho Thunderbolts atronando a una velocidad tremenda para golpear a los Focke-Wulfs.  Los Krauts tuvieron suficiente; una docena de cazas alabearon y picaron, alejándose.
¡Es un cebo! Miré hacia arriba-y ahí llegaba, la cobertura superior de más de cincuenta cazas, ansiosos de un derribo fácil. Si hubiéramos picado el cebo y descendido hacia ellos.
Grité por la radio, “Okay, trepad-¡ahora! La cobertura superior estaba descendiendo. Ocho manos movieron el stick hacia atrás; ocho Thunderbolts se elevaron morro arriba y remontaron. ¡Nunca había estado tan cerca de tantos aviones! Subiamos verticalmente y los cazas alemanes picando directamente hacia abajo. Juro que algunos de nosotros debíamos haber rozado los Focke-Wulfs; un piloto me miró con horror mientras pasábamos volando, las alas casi colisionando. No había espacio suficiente ni para una pequeña mariposa en ese área.
Pero el ataque en línea funcionó maravillosamente. La apretada formación de Focke-Wulfs se deshizo cuando los cazas se dispersaron alocadamente para evitar nuestro zoom. El combate asumió proporciones aún más increíbles: ¡aquí llegaban los otros cincuenta cazas para ayudar al primer grupo a vencer nuestro ataque de ocho aviones! Les habíamos hecho exactamente lo que habían estado haciendo con nuestros bombarderos.

Los cazas amigos habían escuchado mi llamada. Tras la cobertura superior alemana que se zambullía venía un denso enjambre de nuestros aviones, un grupo de Lightnings P-38 y varios grupos de Thunderbolts. ¡Todavía sigo jurando que volé a través de los empenajes de cola de varios P-38 mientras sus pilotos gritaban tras los Focke-Wulfs! En el tiempo que nos llevó hacer zoom hacia arriba a través de la formación alemana, unos noventa de nuestros cazas se lanzaron alegremente a la refriega. Tomó varios segundos a nuestros ocho Thunderbolts separase de la masa central. Nunca he visto algo así, esa clase de fantástico combate .

Una masa de casi trescientos aviones de combate luchaba alocadamente en una batalla salvaje y atronadora, todos con sus motores abiertos de par en par y disparando casi constantemente. El cielo se tornó en una pesadilla retorcida y agitada, aviones que combatían ferozmente desde 30,000 pies hasta el mismo suelo y todo dentro de un área apretada de cinco millas cuadradas. Las trazadoras se filtraban a través de la vorágine y vi el flamear de las explosiones, el blanco destello de los cañones, tanto de los Focke-Wulfs como de los lightnings. Era una escena salvaje y macabra, un duelo a muerte de ágiles guerreros .

No más de cuatro millas al Sur retumbaba el gigantesco tren de los Grandes Amigos, mil doscientas Fortalezas Volantes, marchando resueltamente a través de las llamas y el humo de los intensos ataques de la flak. Había bombarderos hasta donde uno podía ver, extendiéndose hacia el horizonte. La avalancha de acero y explosivos, más de trece mil hombres en guerra, a millas de distancia sobre el Reich. Desde los Grandes Amigos, los pilotos y tripulaciones miraban con gratitud la salvaje batalla al Norte desde sus propias formaciones; con gratitud, porque ni un solo caza alemán rompió nuestra propia muralla defensiva para llegar a los B-17 y causar una carnicería como la de una semana antes. En este día, tres de los gigantes cayeron; dos debido a la flak y un tercero debido una falla del sistema de oxígeno. Nadie sufrió un solo agujero de bala de un caza alemán.
Mil doscientos bombarderos, disfrutando de un respiro muy necesario.
No había tiempo para maravillarse de su buena suerte. Me volví y me sumergí directamente en la masa de cazas. Nunca supe en ningún momento  exactamente lo que estaba sucediendo. Mis pies, manos, cabeza y ojos se movían constantemente dentro de la cabina, trabajando pedales del timón, palanca, acelerador, gatillo. Patiné y resbalé, piqué, trepé, me acerqué, alabeé y giré alocadamente, todo para sobrevivir y evitar chocar con la fantástica masa retorcida de cazas. Una y otra vez estuve a pulgadas de colisionar con otros aviones.
En un momento dado estaba trepando; un Focke-Wulf se deslizó debajo de mi caza, resbalando salvajemente hacia la izquierda. No estaba a más de cincuenta yardas de distancia. Trabajé el stick y el el timón, tratando de deslizarme sobre su cola. Justo cuando comencé el giro, otro avión se situó debajo de mí, con el morro rojo. Un Thunderbolt pilotado por el Oficial de Vuelo Klibbe. Sus alas resplandieron disparó de manera constante hacia el FW-190, forzándome a alejarme bruscamente de su fuego. Klibbe desintegró al Kraut.

Un segundo después, un Focke-Wulf pareció saltar directamente frente a mí. Apreté el gatillo y él se desintegró casi de inmediato; Casi me topé con los restos explosivos. Miré alrededor; allí-un Focke-Wulf lanzando proyectiles de cañón en un P-38, picando abruptamente. Un ligero movimiento de la palanca y el timón, apuntando apropiadamente y una ráfaga de dos segundos. La carlinga del Focke-Wulf se disolvió en aerosol. Las llamas se elevaban desde los tanques de combustible.
Y luego, todos se habían ido. En un segundo milagroso, la batalla había terminado, el cielo debajo de nosotros manchado con rastros de humo grasiento, con aviones que caían y ardían, paracaídas flotando suavemente hacia la tierra. En los pocos minutos de intenso combate, los aviones habían caído como moscas, la mayoría de ellos aviones alemanes. Los Thunderbolts del 56. ° Grupo de Cazas derribaron veinticuatro naves enemigas, perdiendo solo un hombre, Kozey, de mi escuadrón.
Sin embargo, los Thunderbolts y Lightnings no se habían retirado. Mientras los alemanes picaban desesperadamente de la seguridad, corriendo sobre las nubes más abajo, nuestros cazas corrían en busca de la fuerza enemiga en desbandada. Busqué en el cielo en vano, buscando un cazar alemán que no tuviera un Thunderbolt o Lightning pegado a su cola. Quería uno ansiosamente: nunca había registrado un triple derribo en una misión y hoy era la oportunidad perfecta.
Por un momento pensé en mi compañero de ala, un joven piloto en su primera misión. Pensé: “¡Pobre Holtmier! Probablemente ya lo haya obtenido”. En la refriega no había tenido la oportunidad de cuidarlo mientras esquivaba a otros cazas.


Nunca había trabajado más duro en mi vida de lo que lo hice en esos pocos minutos. Hice que el Thunderbolt realizara cosas que eran imposibles; ningún caza alemán podía quedarse conmigo y yo estaba seguro de que nadie más podría, tampoco. Con la mayoría de los Focke-Wulf huyendo por sus vidas, miré a mi alrededor.
Jadeé. ¡Estaba Holtmier, clavado a mi cola como si estuviera pegado allí! Cómo lo hizo, nunca lo sabré, pero allí estaba cuidándome las seis. Más tarde me dijo que, en su esfuerzo por quedarse conmigo, apenas recordaba haber visto a los Focke-Wulf. Dijo que tenía miedo de perder mi ala, y puedo entender eso. ¡Qué combate para una primera misión! Holtmier hizo uno de los mejores trabajos que un wingman hubo hecho alguna vez.
Le saludé con la mano y me volví para buscar cualquier cosa que se pareciera a un objetivo. Casi había perdido la esperanza de pasar el tercer derribo del día. Seis Thunderbolts muy por debajo de nosotros se habían agrupado en una trepada para una altitud segura y les comuniqué por radio que cubriría su ascenso. Y allí, lanzándose de nube en nube debajo de ellos, apareció un solo Messerschmitt Me-109, tratando de acercarse furtivamente a los seis Thunderbolts. Ese chico tenía valor, pero ahora era mío. Llamé a los otros cazas. “Cúbridme; Voy a picar hacia un 109. Él está directamente debajo de vosotros “.

Tenía un picado de casi diez mil pies hacia el Messerschmitt; el Thunderbolt se lanzó como un demonio y se precipitó hacia tierra. Yo iba atronando sobre su cola mientras él se deslizaba por las nubes, confiando en que no lo habían visto. Justo cuando mi dedo se posó en el gatillo, desapareció, sumergido en una nube. ¡Maldita sea! Aquí había una oportunidad perfecta para un triple y él había desaparecido. Todavía había una oportunidad; él podría decidir sacar la cabeza de las nubes. Debí haber sonreído de oreja a oreja. No solo salió de las nubes, sino que se alzaba apenas 150 yardas frente a mí y, amablemente, directamente en el centro de la mira.
Fue muy amable de su parte cooperar, pensé, cuando apreté el gatillo. El Messerschmitt se hizo añicos y explotó mientras desaparecía en las nubes. ¡Y ahí estaba el triple!
De repente, había sucedido. Menos de un año antes de esta misión, un tiempo increíblemente largo, al parecer, mis compañeros pilotos estaban convencidos de que yo sería el próximo hombre en ser derribado en el cielo por un caza alemán. Y ahora … yo era el AS líder de toda Europa. Apenas podía creer que fuera cierto. ¡Veintidós derribos, el piloto de combate estadounidense con la puntuación más alta del teatro europeo!

 

Robert S. Johnson